Bacanal Chipote

Los Fusiles no se dispararon solos.
El colapso mental del Tirano marca el fin de una era y su pensamiento. El nuevo bautismo nos limpia el maquillaje, la política ha tocado fondo y las pasiones chocan y bailan en las calles. El Bacanal inicia. El becerro de oro ha sido decapitado.

<Obra de teatro Bacanal Chipote – relatando la crisis en Nicaragua. Proximamente en teatros>

Bacanal Chipote es una obra de teatro protagonizado por jóvenes artistas de teatro que asumieron la lucha contra la dictadura en Nicaragua. Son autoconvocados y estudiantes en desobediencia, quienes están siendo perseguidos y amenazados por sus ideas y su participación en las protestas. Acusados hasta de ‘terrorismo’ por la policia y militancia sandinista, se han visto obligados al autoexilio para salvar sus vidas. Es a través del teatro y construyendo una nueva comunidad de solidaridad, preservando su integridad física y haciendo un llamado a la comunidad, que siguen con su vision y trabajo de la lucha de abril.

Esteticamente, Bacanal Chipote busca explorar y expandir los registros del teatro sensorial, fisico y testimonial. Es una obra híbrida en el que los actores exponen su vision sobre los hechos y se adentran en lo que sintieron tanto durante como después de la lucha de abril. Partiendo de la fase filosófica de Descartes “siento, luego existo” se aferran al “siento, luego existo”, una cuestión que el director de la obra, Mick Sarria, explica ha sido clave para el como para “no perder mi cuerpo en las protestas.” Las situaciones extremas a las que se enfrentaron los actores en las barricadas y en casas seguras muchas veces hacían que sintieron que sus cuerpos ya no eran suyos, sino que apelados colectivamente – tanto como escudos de protección como blancos andantes.

El proceso de ‘escribir’ la obra empieza entonces durante los días mas difíciles de la lucha, entre marchas y barricadas, entre (la perdida d)el miedo y el dolor del pueblo, tratando a su vez de salvar sus vidas como de luchar por restaurar la libertad y la democracia. “La experiencia mas dolorosa,” explica uno de los actores, “fue seguir haciendo teatro después de llorar la muerte de una amigo a manos de la policía, de seguir haciendo teatro después de que un niño fue asesinado por un francotirador, y de seguir haciendo teatro después que el pueblo indígena de Monimbo fue invadido y atacado.” Otro agrega, “Monimbo es hoy tierra sagrada para los que entendemos y sentimos la lucha de abril.”

Partiendo de los testimonios de sus actores, pero también de la decadencia del régimen político – una vez una inspiración para movimientos social(lista)s en todo el mundo – la obra Bacanal Chipote es un espectáculo visual y sensorial que visiona también un camino para sanar. Expone el drama del levantamiento social protagonizado por jóvenes y estudiantes, pero también el final de una era ideológica en Nicaragua. Propone el nacimiento de la duda y la sospecha, y el final de los discursos caudillistas. Cuestiona la relación entre la revolución y el peligro de la pasion, buscando completamente nuevo comienzo. En memoria a los asesinados por el régimen y sus excesos (sus bacanales), utiliza como estética principal el mundo liquido, y haciendo alucion a la carcel de torturas el Chipote (construido y utilizado por las dictaduras pasadas tanto como presentes), busca amplificar los testimonios de quienes están detenidos como presos políticos hoy dia.

Comments are closed.